Gracias por venir a conocerme

Creciendo... inevitablemente.

Blog que narra los pensamientos de una pequeña niña trasmitidos a los dedos de su padre.
Gracias por venir a conocerme

14 de Noviembre del 2004

Aventuras en Amurrio (4)... ¿Por qué lo bueno siempre se tiene que acabar...?

Me consta que no fuí la única que quedó contenta de este viaje por las tierras vascas y la visita a mi familia... Mis papás también quedaron encantados de dicha visita y felices de haberse decidido a hacerla.

Pero siempre hay un final para todo, y cuando uno se lo pasa bien, parece que llega más rápido. Así que no nos quedó más remedio que recojer las maletas y despedirnos de nuestra querida familia y mi amiga la muñeca rubia.

Ya en la vuelta, que yo quería realizar a pié y, como siempre, no me dejaron, no pude resistir la tentación de cargar de nuevo mis pilas (como dicen los Lunnis) echándome un pequeño sueño mientras papá conducía.

Ahora ya sé que incluso tengo familia que no conozco y que se encuentran un poco más lejos... A ver cuando se animan papá y mamá a hacer una nueva excursión.

Por último, de bien nacidos es ser agradecidos y no puedo olvidarme de dar las gracias a Antonio, MariCarmen, Oscar, Nekane e Iker por su hospitalidad y el cariño entregados... ¡¡¡ Hasta pronto !!!

Escrito por Sonia a las 02:31 PM

Aventuras en Amurrio (3)... El paraíso está en Bilbao.

En la anterior entrega de mis aventuras en Amurrio, os contaba mi mejor descubrimiento en tierras vascas: El parque infantil que está al lado del prestigioso museo. ¡Impresionante!

Este parque, una maravilla mundial, parecía un pueblo entero. No solo por su extensión, también por la cantidad de niños que allí disfrutaban y por los muchos juegos habilitados para nuestro disfrute.

Toboganes mejorados, columpios por doquier y otros juegos que no conocía estaban allí, al alcance de cualquier niño. Jamás ví tanto despliegue de artilugios pensados para nosotros. Desde luego, si se nos tuviera en cuenta a los niños para votar un gobierno, el que hizo este parque sería el presidente.

Pero pronto se acabo lo bueno, unas pequeñas gotas asustaron a los mayores que empezaron a correr para refugiarse de la lluvia. ¡Si solo es agua!, decía yo a papá y mamá... Pero no coló.

Escrito por Sonia a las 02:19 PM

Aventuras en Amurrio (2)... Así que esto es un museo.

Como os venía contando en el anterior post, mis aventuras en tierras vascas continuaron con una excursión que nos llevo al mismísimo Bilbao cuyas calles recorrimos breve, pero intensamente (vale esto último no lo había dicho, pero no me lo tendréis en cuenta, ¿Verdad?. Va, que solo tengo 33 meses).

Tras viajar en tren (¡¡¡Mi primera vez!!!) hasta la capital y hacer un pequeño paseo, terminamos visitando una gran montaña de hierro que resultaba ser un prestigioso museo de nombre impronunciable.

Por lo visto un museo es una especie de casa donde se enseñan pinturas, cuadros, fotos y otras cosas. Cosas de excaso interés, al menos para mis padres, que enseguida desistieron de entrar. Decían que ya nos valía viéndolo por fuera...

... y no puede estar más de acuerdo cuando unos pocos pasos más adelante descubrí un magnífico parque lleno de niños... pero también lleno de toboganes, columpios y otros artilugios de la juguesca...

Escrito por Sonia a las 02:01 PM

Aventuras en Amurrio... Visitando a mi familia vasca.

Cuando la semana no depara grandes acontecimientos, conviene recordar algo de lo que viví y mi papá no os contó. Allá vamos...

En Septiembre (según me han dicho, que yo no me acordaba), papá y mamá decidieron visitar a mi familia vasca. Yo pensaba que solo tenía familia en Cataluña y Aragón, pero está visto que no. La verdad es que la excursión me hacía ilusión y acabé disfrutando de ella como una enana.

Me sorprendió también la facilidad con la que congenié con mi familia vasca. A los cinco minutos de llegar ya me estaba haciendo pipi y decidí que me acompañara mi Tía, así intimaríamos antes y más rápido.

En aquella casa, que sentía como propia no tardaron en buscarme juguetes con los que entretenerme y a una muñeca de pelo rubio con la que inicié una bonita amistad.

Ciertamente, en aquella casa me encontraba en la gloria, pero, como cualquier niño de mi edad, yo lo que necesitaba era calle. Y enseguida se dieron cuenta y nos organizaron una salida muy interesante cuyos aconteceres dejaré para el siguiente post.

Escrito por Sonia a las 01:40 PM

7 de Noviembre del 2004

Inicíandome en las frutas.

Ya sé porque mi cabeza rebosa inteligencia desmedida: es la herencia de Mamá.

Hasta ahora he conseguido mantenerme al margen de comer frutas, verduras y otras hortalizas. No sé porque no me entienden... habiendo chocolates, sopas y chichas como las que se come papá... para qué quieren que me coma esas cosas de tanto color y gustos tan rasposos.

Pués mamá opina que debo comerlos para crecer convenientemente. Y para llevarse el gato al agua (¡Vaya expresiones usan los mayores!) se le ha ocurrido ponerme en el desayuno alguna que otra fruta. ¡Claro!, ya sabe que en el cole mi comportamiento es excelente y que no puedo decirle que no a mi seño (Cristina para los amigos).

Así que aquí me encuentro, aumentando la variedad en mi dieta alimenticia. Eso sí, a desgana.

Escrito por Sonia a las 08:18 PM
©2004, Sonia Pérez Fondevila. Diseño web: eSePé Studio
Intercambio de enlaces
:: Servicios Gratis ::
ad_network.php file needs updating :: ad_network.php file needs updating :: ad_network.php file needs updating :: ad_network.php file needs updating:: ad_network.php file needs updating